Make your own free website on Tripod.com

LA IMPORTANCIA DEL CENTRADO DE UNA HÉLICE

 

helices8.jpg (12235 bytes)    Este equilibrador se puede adquirir en tiendas especializadas por unas 20 U$ Su precisión garantiza un perfectoequilibrado de las hélices.

 

 

 

 

 

    Puesto que la hélice es un elemento que va a dar vueltas y que, normalmente tiene dos o más palas, estas han de tener la misma forma y peso para contrarrestar su acciones. Efectivamente, si una de las palas de la hélice pesa más que otra, la cantidad de movimiento que produce será mayor y el motor acusará esta descompensación de fuerzas como un martilleo en sus partes más débiles: rodamientos del cigüeñal, casquillos de la biela, o la propia biela, que con el paso del tiempo irán ocasionando holguras, vibraciones y por último la propia rotura o gripaje de las mismas.

    Esto que en una simple vuelta no parece tener importancia alguna, la adquiere con el uso, ya que el cigüeñal llega a acumular millones y millones de vueltas. Pensemos que en un vuelo normal de diez minutos, a una media de 10.000 rpm. el cigüeñal llegará a dar 100.000 vueltas.

   Debemos extremar el cuidado para que nuestras hélices estén perfectamente centradas. Os preguntaréis porqué los fabricantes no las entregan perfectamente centradas. Pues sencillamente porque el precio se incrementaría considerablemente. A pesar de que las hélices de fabricantes consagrados como APC, Robbe, Master Airscrew, J Zingler, etc., presentan un buen acabado, no se puede decir lo mismo de otras, que, además, por sus bajos precios, son muy usadas por quienes empiezan. Todas requieren ser centradas, algunas en gran medida.

   Es una operación rápida y sencilla que no nos llevará más de unos minutos. Primero quitaremos las posibles rebabas que puedan traer de fabricación en sus bordes. Una simple cuchilla o lija puede servir. Después verificaremos con una regla milimetrada, o mejor con un calibre, que las palas tienen exacta- mente la misma longitud. A continuación verificaremos que cada pala pesa lo mismo. Para ello utilizaremos, si nos es posible, alguno de los equilibradores comerciales que existen en el mercado.

   Los diseños son muy variados pero todos ellos buscan dejar suspendida la hélice con el mínimo contacto entre los apoyos al efectuar la prueba de equili- brio. Una de las soluciones más emple- adas consiste en apoyar el eje de la hélice entre dos ruedas, como en la figura 9.

helices10.jpg (16849 bytes)

La sofisticación llega a tal extremo que podemos encontrar un equilibrador magnético de la casa Top Flite en el que el eje solo toca en un extremo del soporte. El otro extremo queda en el aire sostenido por el efecto magnético del otro soporte (fig. 10).

helices11.jpg (16854 bytes)

   Entre los equilibradores comerciales más extendidos se encuentra el «Tru- Spin Prop Balancer» de Du-Bro (ver foto), formado por un eje que lleva dos conos de acople para el agujero del cubo de la hélice. Una vez cogida la hélice con este eje se apoyará en dos ruedas que van embutidas en dos soportes.

   Estos pueden ser ajustados en altura mediante dos guías que se fijan sobre una plataforma que debe estar nivelada. La hélice debe mantenerse paralela al suelo para estar bien equilibrada. Si cae de una pala, es preciso quitarle peso, para lo cual lijaremos poco a poco su borde de ataque hasta conseguir el equilibrio perfecto. Si uno es un manitas y no desea gastar plata puede construirse el suyo propio con un eje metálico (tubo de latón, de aluminio...) que quepa exactamente en el agujero de la hélice. Como apoyo pueden servir dos cuchillas con sus cantos a 0 grados embutidas en dos soportes de madera para salvar la altura de la pala de la hélice más grande a equilibrar.

  Atras - Al comienzo

Planeadores - Enlaces - Técnicas - Guia de compras - Motor - Club Loros - Página Principal